martes, 20 de octubre de 2009

Voluntad...

Hay veces que que nos cuesta tanto seguir la voluntad de Dios.....estamos haciendo siempre un gallito o pensamos que lo que queremos o como lo queremos es su voluntad...nos revelamos, perdemos la paz e incluso nos alejamos un poco de su camino.....
Que fácil sería todo si aceptáramos con docilidad lo que nos toca vivir día a día.....y cada contratiempo que van apareciendo durante el, sería una manera de decirle a Dios....."Que se haga tu voluntad, no la mía..."...alejar la "Ojalatería" de nosotros, que tanto mal nos hace....y sonreír más....
Llegar a llevar nuestro día con alegría, pese a todo, nos hace más cercanos a Dios, a las personas que nos rodean y aunque quizás nunca hagamos algo extraordinario, ni grandes cambios, ni ganado luchas increíbles....pero con una sonrisa o un simple gesto de amabilidad aportamos con un granito.
En lo personal creo que poder llevar un sonrisa, aunque no estemos bien ( no me refiero a ser falsa...), es una lucha por vencer la tristeza que nos aleja de Dios.
Debemos ver nuestro día, nuestra vida entregando esa alegría, como diría "San Alberto Hurtado....contento, Señor contento...".....
La Vida es un regalo, somos parte de su Amor y quiere que libremente lo sigamos.....que nuestra huella en este camino sea de entrega, de alegría.....de un Sí a Dios....
Docilidad y amor...
De que sirve decir bueno, si por dentro lucho por mis ideas, me enojo....o lo hago sin ganas....
Decir sí, es hacerlo con todo lo mío, con un real abandono en Dios.....
Hay una canción que me encanta...no sé como se llama, pero la idea es que sea yo quien deje de existir y viva Él en mí....
MORIR PARA PODER VIVIR..!!!!!!

2 comentarios:

Demmian Bravo dijo...

"De que sirve decir bueno, si por dentro lucho por mis ideas, me enojo....o lo hago sin ganas...."


Es muy interesante esa frase que mencionas. Muchas veces me ha pasado que cuando piden mi ayuda digo "Si...", pero la verdad es que no quiero realmente perder mi tiempo con aquellas personas.

También hay veces que siento la necesidad de ir a la Iglesia, pero no voy, porque siento que lo estoy asiendo sin un compromiso interno. Siento que voy 'porque es parte de la rutina', y no porque nasza de mi corazón.

Por eso es interesante lo que dices: Hacer la voluntad de Dios con una sonrisa, y entregado completamente a su voluntad. Una vez que llegamos a este punto, se puede decir que tenemos el amor de Dios en nuestras vidas.

Pero yo no lo tengo... a pesar de que me esfuerzo por actuar en su voluntad, muchas veces creo que actúo "para ser bien viso", lo cual es completamente erróneo. Y es por eso que en ocasiones me niego a ir a la Iglesia, porque siento que estoy cumpliendo una rutina para 'demostrárselo a los demás'. Es por eso que asisto solo cuando mi corazón quiere hacerlo.

Es curioso lo que digo... sé que estoy obrando mal, pero no trato de ocultarlo, y por eso, creo que estoy actuando correctamente ¿Sera eso correcto?

Creo que eso es una paradoja de la retorica. Y por lo mismo, es el problema que tú planteas... esa es la frase que cite al comienzo … eso es lo que entiendo … eso es lo que quiero creer.

Peque dijo...

UFFF...pienso que la lucha de muchos y en esto me incluyo, es la de no dejar entrar la rutina...dejamos de lado el corazón...
Un abrazo y ánimo...
Peque