viernes, 23 de noviembre de 2007

Un vaso.....


Ayer mientras conversaba con el sacerdote, me acordé de algo ....

Se trata de un vaso, que está hasta la mitad de agua y cada persona lo puede ver más lleno o vacío, depende de su punto de vida y quizás de como enfrenta los problemas, pero ahogarse en un vaso de agua ....es tremendo !!!!!!

Muchas veces me ha pasado que me siento ahogada, en un simple vaso de agua, pero que en ese minuto no me deja ver más allá y me atrapa de una manera tan fuerte y absorbente, que de a poco; en medio de mi ahogo; dejo de ver las cosas que realmente importan y las descuido, aunque las tengo presente en mi corazón, quedan ahí, no crecen no se alimentan....como bien podría ser nuestra oración, o los tiempos en que la hemos fijado en nuestro día....fidelidad....

La fidelidad, que palabra tan hermosa, pero que difícil es a veces llevarla en nuestro día a día, como son las cosas que debemos hacer y no postergar por nada, ni por nadie.....ser fieles, aún en nuestras debilidades, las luchas que se nos presenten....y podemos hacerlo, ya que tenemos a nuestro lado la oración y la mortificación, lo que permite que hagamos todo con amor.....

Este semana las lecturas apuntaban a eso ....LA FIDELIDAD......
Escuchábamos como tantos daban sus vidas por ser fieles a Dios....que mejor entrega de amor, quizás Dios no nos pide eso, entregar nuestra vida, pero si nos quiere fieles...
Hoy en día tenemos, lamentablemente, tantas cositas que nos van alejando de nuestra fidelidad, algunas son hasta sutilesas, pero que nos afectan de todas maneras y es ahí donde debemos estar siempre atentos....
Luchemos por esa fidelidad, por ese gran amor , que nos tiende su mano siempre...




4 comentarios:

Alemamá dijo...

Sí, pareciera que algunos vasos en que nos ahogamos tuvieran un remolino en su centro, para tragarnos.
Tranqui, amiga, acuérdate de San Pedro que sólo se empezó a ahogar cuando temió, jeje
Saludos

Peque dijo...

gracias.....un abrazo
Peque

Hanna dijo...

Lo importante es que sigamos perseverando día a día.. y si fallamos pues... como decía San Josemaria nos arrepentimos y a comenzar otra vez! con más fuerza..
No te agobies.. es muy normal.. somos humanos y no ángeles. Lo importante es seguir entregandonos a Él a pesar de los ahogos y a pesar de los pesares.
Un abrazo Peque.

Peque dijo...

gracias Hanna por tu visita....y como tú bien dices....hay que ponerse de pie y seguir con nuestra lucha.
Un abrazo
Peque