sábado, 26 de enero de 2008

Pequeños detalles....


Desde el viernes pasado hemos comenzado con nuestras charlas, por un lado es muy bueno, ya que nos va exigiendo, a mi amiga y a mi, estar preparadas con los temas y aunque algunos ya sepamos, siempre se aprende algo nuevo.....pero la tarea es difícil a veces ,ya que como comentaba en otra entrada, no muchos entendemos lo que es No es No y lo que sí es sí....

El grupo no es muy grande esta vez, pero se han ido integrando nuevas personas....

Pese a todo tenemos mucha confianza que podremos hacer algo y que el tiempo ira dando los frutos que se necesitan....

Veo también, a raíz del tema que me tocó la semana pasada, lo mucho que falta por saber, por preocuparse un poco más de lo que apoya la Iglesia.....eso me ha hecho darme cuenta que hay que tratar de que tomen un poquito más de conciencia del tema y tal como ven noticias y se informan, así mismo lo hagan con la Iglesia o lo que pasa en ella...

Para poder ayudar en esto sé que me pide un mayor esfuerzo de mi parte y que vaya también investigando más a fondo y por ejemplo en cada reunión comentar un poquito sobre las intenciones del Papa para ese mes o alguna noticia relevante para los católicos, creo que de a poquitito podemos ir entregando un granito más....leerles un pedazo de algún escrito...no sé...

Ojalá la idea sea buena y tenga una buena acogida...

Siento que se necesita tanta oración....para mover esos corazones, que necesitan de Dios, pero no saben como llevarlo a su Vida diaria...

Que el Espíritu Santo y la Virgen María nos acompañen cada día...por que a veces me da un poquito de susto no hacerlo bien o no entregar lo suficiente...


2 comentarios:

Alemamá dijo...

Tendrás las luces y todo lo necesario...y los que te escuchen, también.
Un consejo: dales pega "desde chiquititos", que estudien, que te cuenten cómo han entendido tus charlas, que investiguen y den sus propias charlas al grupo sobre algún tema elegido entre todos, pero dirigido, para que no salgan unas herejías más grandes que un buque de ahí.

Suerte, verdaderamente, dar a conocer a Dios y acompanar en el camino es el regalo más grande.

Peque dijo...

Alemamá...Muchas gracias por tu comentario y por la buena idea...
Un abrazo
Peque